martes, 8 de noviembre de 2016

Plan de Medios Sociales para escritores


¡Ya está! Tenemos nuestro libro escrito. Lo ha corregido un corrector (o tú mismo si estás a dos velas), le hemos puesto una portada para morirse, la hemos subido a Amazon, Smashwrods, Itunes, Kobo y todas las tiendas virtuales que conocemos. Hemos avisado a nuestros novios, novias, hermanos, hermanas, madres, padres, cuñados, cuñadas... para que lo compren. Y ahora ha llegado el momento de descansar, sentarse en el sillón, fumarse un puro y esperar que lleguen los beneficios.

Pues ahí va la mala noticia. Ni de coña. El trabajo solo acaba de empezar. Porque puedes haber escrito el mejor libro de la historia, pero la gente tiene que saber que existe. Si no... bueno, si no lo saben no lo compran. Así de de fácil.

Entonces piensas: "¡Ah, bueno, pues abro Twitter y bombardeo! ¡Compra mi libro! Enlace. ¡El mejor libro de la historia! Enlace. ¡Con este libro os vais a cagar bien cagados! Enlace".

Pues tengo más malas noticias. Tampoco. Ni de coña también. Eso puede funcionar durante un corto periodo de tiempo, pero poco a poco, tus seguidores se hartaran de que estés dándoles por saco sin aportar nada.

Pero también sé dar buenas noticias. La buena noticia es que hay una manera de hacerlo. No es la más rápida, ni la más fácil, pero sí la más efectiva. La respuesta es un Plan de Medios Sociales.


¿Pero qué es un Plan de Medios Sociales?

Hay multitud de definiciones para un Plan de Medios Sociales (a partir de ahora PMS, que ya me duele la mano de escribir) pero, para que nos entendamos, un PMS es la planificación de todo lo que vamos a hacer en Redes Sociales con el objetivo de vender nuestro producto, en nuestro caso un libro.

Para ello, hay varios pasos que debemos realizar. ¿empezamos?

1. Definir objetivos

¿Qué quieres hacer? ¿Quieres vender tu libro? ¿Quieres promocionarte a ti como escritor? ¿Quieres, simplemente, pasar el rato? Tienes que tener bien claro cuál será tu objetivo. Yo aconsejo promocionarse a uno mismo como escritor. Si creas una cuenta en Twitter con el nombre de tu novela y promocionas esa novela... ¿qué harás cuando publiques otra? ¿Abrir otra cuenta y mantenerla también? ¿Y cuando tengas 10 novelas publicadas? ¿Mantendrás 10 cuentas? ¿Y cuándo escribes?

Además, tenemos el concepto de que la gente lee nuestros libros y no tiene por qué ser así. Debemos cambiar ese concepto por el de que la gente nos lee a nosotros. Tenemos que conseguir que la gente quiera leer nuestro libro porque lo hemos escrito nosotros. Para eso, nada mejor que promocionarnos a nosotros como escritores y no a nuestra novela.

2. Analizar el público objetivo

El público objetivo es el público susceptible de comprar tu novela. Si escribes fantasía, el público objetivo serán lectores que leen fantasía, obviamente. Se puede afinar más llegando a seleccionar a "hombres entre 20 y 50 años que leen fantasía, solteros, con un ingreso medio de 600 euros al mes y que vistan de manera informal", pero creo que, en nuestro caso eso es rizar el rizo. Como mucho podemos afinar hasta la edad. Incluso seleccionar por género me parece una chorrada, a menos que estemos hablando de un género literario como la romántica, que básicamente, la leen las mujeres.



3. Definir la estrategia

Esto es... ¿qué vas a comunicar? La respuesta es obvia: ¡Yo he venido aquí a hablar de mi libro! ¡Respuesta equivocada! Tienes que hablar de cualquier cosa excepto de tu libro, más que en contadas ocasiones. ¿Por qué?

Imaginad que acabamos de conocernos y me invitáis a vuestra a casa a tomar un café y empiezo a hablar de mi libro. "La sangre de Valaquia salió hace un par de meses. Víctor Alias está buscando el escudo...". Sorbito al café. "Por cierto, está disponible en Amazon, al precio de...". Sorbito de café. "Y ahora estoy con una nueva novela que...". Sorbito de café. Y así durante tres horas, cada vez que voy a tu casa. ¿Qué haces tú? Dejas de invitarme porque soy monotema y, además, te importan tres mierdas mis novelas.

Pero si en vez de eso, mantenemos una conversación sobre libros, sobre aquello que nos interesa a los dos (el nuevo libro de Brandon Sanderson, cómo está impactando en el mercado la publicación digital... esas cosas), nuestra relación va afianzándose y cuando yo te cuente que he publicado un libro... ¡entonces sí! Entonces te interesará y, tal vez, hasta lo compres.

Las Redes Sociales son el equivalente digital a la mesita de café. Habla de tu género, de tu sector y, cuando tengas algo interesante que decir sobre tus libros, entonces, y solo entonces, dilo.

4. Definir los medios

Los medios son dónde vas a estar. Lo sé, respuesta obvia también: Facebook, Twitter, Pinterest, Linkedin, Goodreads, Instagram, Youtube, Blog, Medium, Google Plus... ¡A ver, a ver, para el carro! Eres escritor, tu trabajo consiste en escribir, no puedes pasarte el día en Redes Sociales. Además, hay que elegir los medios con inteligencia. Si escribes novelas de fantasía ¿qué carajos haces en Linkedin, que es una red social profesional? Tenemos que seleccionar aquellas en las que estén nuestros lectores.

En el caso de la literatura fantástica, dónde más se mueven los lectores es en Facebook, Twitter y, quizás, Instagram (Además de un blog y Goodreads, que es una Red Social obligatoria para todo escritor). Por supuesto, puedes elegir estar en todas, pero es implica mucho trabajo, porque lo que no puedes hacer es tener cuentas en todas partes y usar solo dos. No, para nada. Si usas Instagram, es para mantenerla, si la vas a dejar sin actualizaciones, mejor cerrar la cuenta.

Resumiendo, haz una investigación en Redes Sociales, define dónde está tu público objetivo y únete a ellos. Pero no intentes abarcar demasiado.


5. Definir formato 

O lo que es lo mismo, cómo vas a comunicar: texto, imágenes, infografías, vídeos... Lo perfecto es hacer una combinación de todas las opciones, pero volvemos al tema de siempre: el tiempo. Eres escritor, así que céntrate en el texto y usa las demás de vez en cuando. Con el tiempo, irás ajustando los parámetros e irás detectando cuáles son las más útiles. Está demostrado, por ejemplo, que los tweets con imágenes tienen mayor engagement y que una publicación en Facebook de un vídeo tiene más éxito que uno que tiene solo texto.

Tienes que calibrar el tiempo que tienes con lo que eres capaz de hacer. Eres escritor, tu trabajo consiste en escribir. Nunca lo olvides.

6. Diseñar un calendario

Los 5 primeros pasos están muy bien, pero no sirven de nada si no tienes un calendario al que ceñirte, porque luego pasa lo que pasa. Te sientas frente al ordenador y te quedas un rato pensando qué leches vas a poner en las Redes Sociales o de qué diablos vas a hablar en la entrada de blog. Al final pierdes más tiempo pensando que trabajando.

Para evitar eso diseña un calendario mensual con lo que vas a publicar cada día (cuántos Tweets, cuantas publicaciones de Facebook, cuántas entradas de blog a la semana...) y de qué vas a hablar. Eso te ayudará a centrarte y no perder tiempo en chorradas. Además, hacer listas ayuda, porque conforme vas completando tareas, vas borrando y ves avances. Y cuando ves la lista vacía... ¡Oh, Dios! Es casi como llegar al Nirvana.

Si sigues estos 6 pasos conseguirás tener una presencia online contundente y efectiva. ¿Eso significa que vas a vender libros como churros? Muahahahahaha (risa diabólica). ¡Qué va! ¡Ni de coña! Esto es la planificación, la teoría. Luego hay que ponerlo en práctica. De nada sirve un Plan de Medios Sociales si un Plan de contenidos (del que hablaré en próximas entradas). Y aún así, aunque hagas el Plan de contenidos, ese contenido tiene que ser bueno y estar enfocado a unos objetivos.

Pero no te agobies, que aunque lo parezca, no es algo difícil. Solo hace falta creatividad. Y, oye, eres escritor. Si de algo vas sobrado es de creatividad ¿verdad?


1 comentario:

¿Tienes algo que comentar, añadiro o rebatir? Éste es tu espacio.